DIEZ CONSEJOS PARA ALIVIAR LOS SÍNTOMAS DEL RESFRIADO | Condado Concepción

BLOG

blog

17-05-2018

DIEZ CONSEJOS PARA ALIVIAR LOS SÍNTOMAS DEL RESFRIADO

Descansar todo lo que sea posible, especialmente si se presenta fiebre. De esta forma, permitiremos que nuestro organismo recupere fuerzas.

2. Mantener un ambiente cálido y sin excesiva humedad.

3. Evitar los cambios bruscos de temperatura y las bebidas excesivamente frías –con hielos- o calientes.

4. Dejar de fumar y evitar los ambientes con humo, ya que irritan todavía más nuestra garganta y mucosas.

5. Alimentarse adecuadamente. Especialmente con frutas y verduras, que son fuentes de vitaminas y minerales que ayudan al cuerpo a desarrollar sus propias defensas.

6. Beber gran cantidad de líquidos. Puesto que ayudan a eliminar la mucosidad, previenen la deshidratación y alivian el dolor de garganta. Sin embargo, hay que evitar las bebidas alcohólicas, que pueden interferir con la medicación.

7. Realizar aspiraciones de agua con sal o vahos de eucalipto. Para aliviar la congestión nasal. Se consigue también una acción expectorante. En el caso de niños pequeños con exceso de mucosidad, se recomienda el lavado nasal con suero fisiológico 15 minutos antes de las comidas y antes de irse a dormir.

8. Beber mucho y hacer gárgaras con agua caliente con limón y miel. La acción emulgente nos permite calmar el dolor de garganta.

9. Consultar al farmacéutico y evitar la automedicación. Como profesional de la salud, el farmacéutico sabrá aconsejarnos tanto acerca de hábitos saludables como de los distintos tratamientos a nuestro alcance. Además, si se quiere recurrir a fármacos que alivian los síntomas, como antigripales, descongestivos, o analgésicos, es indispensable contar con su asesoramiento o el de un médico.

10. Cuidado con los antibióticos. Es muy importante que no se tomen antibióticos por cuenta propia: además de que no son efectivos contra el catarro, ya que este está causado por un virus y no por una bacteria, el hecho de utilizarlos de manera incorrecta o frecuente puede hacer que nuestro organismo se haga resistente a ellos. Esto implica que, cuando realmente los necesitemos para tratar alguna enfermedad, podrían no hacernos ningún efecto.

Puedes compartir este artículo con tus amigos.