Infusiones De Frutas | Condado Concepción

BLOG

blog

4-03-2019

INFUSIONES DE FRUTAS

En los últimos años se han popularizado las bebidas que mezclan agua con frutas y/o hierbas, es decir, las llamadas aguas frescas o infusiones de frutas. Por lo general, se ingieren frías durante los meses de verano, como una manera de refrescar e hidratar el cuerpo. A diferencia de sus versiones comerciales, las infusiones de frutas son elaboraciones caseras completamente naturales.

4 recetas de infusiones de frutas

Para fabricar estos refrescos antes de todo debes seleccionar bien las frutas. Deben estar en su punto justo de maduración y verse jugosas. Asegúrate de lavarlas muy bien para eliminar cualquier riesgo de intoxicación. También es preferible emplear agua mineral para potenciar su efecto refrescante. Aquí se presentan 4 recetas de infusiones de frutas.

Infusión de limón, pepino y romero

El limón tiene un efecto sobre la salud de la piel y la digestión. Asimismo, promueve la desintoxicación del cuerpo y la pérdida de peso. Los pepinos, por otro lado, son una buena fuente de antioxidantes, vitaminas y betacaroteno. Si lo deseas puedes aprender más sobre  el agua de pepino o sobre cómo confeccionar diferentes tipos de bebidas con limón.

Ingredientes

  • Limón: 1 unidad;
  • Pepino: 1 unidad;
  • Romero: 1 ramita;
  • Agua: 2 litros.

Modo de preparación

1. En primer lugar, lava bien el limón y el pepino.

2. Córtalos en rodajas finas, conservando las pieles. Coloca el romero y as láminas del limón y del pepino dentro una jarra de vidrio para 2 litros.

3. Agrega el agua y revuelve. Antes de poner la vasija en la heladera, espera 15 minutos para que el agua agarre el sabor de los ingredientes.

Puedes renovar con agua nueva cuando la jarra esté por la mitad. Consúmela en las siguientes 24 horas desde el momento que la elabores.

Infusión de frambuesa y melocotón

Los melocotones son ricos en vitamina C, que entre sus muchos efectos, también protege el corazón. En lo que respecta a las frambuesas, éstas contienen antioxidantes que previenen el envejecimiento prematuro.

Ingredientes

  • Melocotón: 1 unidad;
  • Frambuesas: 15 unidades;
  • Agua: 1 litro.

Modo de preparación

1. Después de lavar bien ambas frutas, corta el melocotón en trozos más bien finos.

2. Parte las frambuesas a la mitad y coloca todo en una vasija.

3. Añade agua al recipiente y revuelve bien.

4. Deja el agua reposar por 15 minutos.

Si lo deseas, puedes adicionar algunas hojas de menta o albahaca junto con las frutas.

Infusión de granada y menta

La granada puede ayudar a regular la presión arterial. Tiene, además, cualidades antiinflamatorias y antioxidantes, entre otras. La menta, por su lado, contribuye con la digestión y hace que el té sea aún más refrescante.

Ingredientes

  • Granada: ¼ taza;
  • Hojas de menta: al gusto;
  • Agua: 1 litro.

Modo de preparación

1. Limpia bien las hojas de menta y ponlas en una jarrón.

2. Desgrana las semillas de la fruta y ponlas también en un recipiente.

3. Añade el agua a la jarra y revuelve bien.

Conserva en la nevera el té durante 2 horas antes de beberlo. En este tiempo, la granada y la menta traspasaran su sabor al agua.

Infusión de limón y lavanda

El limón aporta vitamina C para limpiar toxinas, potenciar el sistema inmunológico y contribuir con la pérdida de peso. Por su lado, la lavanda reduce el estrés, combate las infecciones de parásitos y alivia los espasmos.

Ingredientes

  • Limón: 10 rodajas;
  • Lavanda: 1 ramita;
  • Agua: 1 litro.

Modo de preparación

1. Introduce las rodajas de limón y la rama de lavanda en una jarra.

2. Adiciona agua y remueve bien los productos.

3. Pon el jarrón en la heladera y deja que el agua se asiente y adquiera de sabor por 2 horas. Pasado ese tiempo, la infusión de limón y lavanda ya estará lista para ser probada.

Beneficios de las infusiones de frutas

A pesar de que cada fruta o hierba que se emplee aportará sus nutrientes y propiedades particulares, estos tés cumplen el objetivo básico de hidratar el cuerpo. Mantener los  niveles adecuados de hidratación es fundamental para todas las funciones del organismo. Desde la digestión hasta la oxigenación de los órganos por la sangre dependen del agua. También las funciones cerebrales e incluso la apariencia de la piel.

Puedes compartir este artículo con tus amigos.