Dormir es importante | Condado Concepción

BLOG

blog

24-06-2019

Dormir es importante

El ritmo de vida que se lleva hoy en día provoca que muchas personas acaben padeciendo trastornos del sueño.  A veces no se le da la suficiente importancia a dormir poco o mal, pero si este hecho aislado se convierte en un hábito, y ni se duerme ni se descansa lo suficiente, la salud se resiente. 

Dormir bien y la salud

Dormir bien o mal es tan importante como llevar una buena alimentación. Tanto a nivel físico como psicológico, un mal descanso tiene consecuencias negativas sobre el cuerpo y el cerebro, además de que favorece el desarrollo de enfermedades.

Una de las causas más frecuentes de la fragmentación del descanso nocturno, es la apnea del sueño, que es un factor de riesgo importante de sufrir hipertensión arterial,  infarto de miocardio y enfermedades cerebrovasculares.

La calidad del sueño

Es importante asumir que la cama es únicamente para dormir, evitando realizar actividades de vigilia como ver la televisión o comer.  Así, se establece una rutina del sueño que incluya hábitos que favorezcan la conciliación y el mantenimiento del sueño.

Mejora el estado de ánimo

La falta de sueño tiene un efecto negativo sobre nuestro estado de ánimo. Si no se descansa lo suficiente nos sentimos estresados, apáticos y mentalmente agotados. Incluso, podemos llegarnos a sentir tristes e incapaces de llevar nuestras tareas a cabo.

En cuanto se reanuda la rutina de sueño se restaura de nuevo nuestra capacidad de energía, mejorando así nuestro estado de ánimo. Nos sentiremos de buen humor, alegres y con iniciativa para comenzar el día.

Retenemos mejor la información

El sueño profundo ayuda a retener mejor la información y favorece la capacidad. Por otro lado, si el sueño es ligero o se interrumpe a lo largo de la noche, nuestra capacidad de consolidar los recuerdos disminuye, ya que mientras dormimos nuestro cerebro trabaja y ordena lo procesado durante el día.

¿Cómo puedes dormir mejor?

Puedes tomar medidas para mejorar tus hábitos de sueño. En primer lugar, asegúrate de que tengas suficiente tiempo para dormir. Con dormir lo suficiente cada noche, puedes sentirte mejor y más productivo durante el día.

Para mejorar tus hábitos de sueño, también puede ayudar:

  • Irse a la cama y despertar a la misma hora todos los días
  • Evitar la cafeína, especialmente por la tarde y noche
  • Evitar la nicotina
  • Hacer ejercicio con regularidad, pero no demasiado tarde
  • Evitar las bebidas alcohólicas antes de acostarse
  • Evitar comidas y bebidas pesadas por la noche
  • No tomar siestas después de las 3 de la tarde
  • Relajarse antes de acostarse, por ejemplo, tomando un baño, leyendo o escuchando música suave
  • Mantener su dormitorio con una temperatura fresca
  • Deshacerse de distracciones cómo ruidos, luces brillantes y el televisor o computadora en el dormitorio. 
  • Obtener suficiente sol durante el día
  • Si no puede dormir por 20 minutos, levántate y haz algo relajante.

Recuerda que mientras más horas descanses en la noche mejores resultados podrás tener en las actividades que realices a diario.

Puedes compartir este artículo con tus amigos.